ENTENDIENDO A LOS LARGAVISTAS

 

Los prismáticos son de mucha ayuda a bordo, pensemos en el avistaje de la costa, una boya o de otra embarcación (ni que hablar de los que además de permitirnos observar con más detalle un punto notable nos permiten obtener su marcación magnética) por eso son obligatorios de acuerdo a la reglamentación para la navegación en el río de la plata exterior (zona de patrón), y para las embarcaciones que efectúan navegación oceánica (zona de piloto).

Cuando nos hemos encontrado con un prismático entre las manos o hemos querido comprar uno, seguramente nos hemos encontrado con una pregunta a flor de labios: ¿que significan esas multiplicaciones que nos dan las características del instrumento: 7 x 26, 7 x 50, 8 x35, 10 x 50............?

Para comenzar distingamos lo siguiente: los lentes más pequeños que estarán más cerca de nuestros ojos durante una observación se denominan oculares, los lentes más grandes los que estarán dirigidos hacia el objeto que observamos se denominan objetivos.

Lo de la multiplicación tiene que ver con una convención aceptada en todo el mundo. Cuando hablamos por ejemplo de un 10 x 50, el primer número (en este caso el 10), se refiere al aumento que proporciona dicho instrumento, cuantas veces más grande se verá un objeto (en el ejemplo diez veces más grande que si lo mirásemos a simple vista). A mayor cantidad de aumentos más pequeño será el campo visual que nos será posible abarcar, por lo tanto no es recomendable excesivo aumento porque en una embarcación pequeña (donde el movimiento va a estar casi siempre presente), nos sería muy dificil fijar la vista en un punto y no perderlo facilmente si el campo visual es muy estrecho

El segundo número (en nuestro ejemplo 50) se refiere al diámetro (en milímetros) de los lentes más grandes (objetivos). Cuanto mayor sea el diámetro del objetivo mayor va a ser la entrada de rayos luminosos (mejor visión nocturna).

Hay que tener en cuenta otro concepto: la pupila de salida que se obtiene dividiendo ambos números, en un 10 x 50 la pupila de salida será 5 milímetros (50%10). Ese concepto, pupila de salida, tiene que ver con el diámetro máximo del haz luminoso que sale del lente ocular e ingresa en nuestro ojo. Hay que tener en cuenta que nuestra pupila se dilata como máximo hasta unos 7 milímetros aproximadamente (lo que ocurrirá con escasa luz), por lo que no tiene sentido una "pupila de salida" mayor. Pero una "pupila de salida" de 7 milímetros será la que nos permita la mejor visión nocturna..

En definitiva teniendo en cuenta los conceptos hasta aquí vertidos, llegamos a la conclusión de que los mejores largavistas para uso náutico son los 7 x 50. Porque aumentarán los objetos unas siete veces (lo que es suficiente), dejándonos un campo visual lo suficientemente generoso como para permitir fijar la vista con movimientos. Además por su "pupila de salida" de 7.1 milímetros (50 % 7) nos da la mejor visión nocturna.

Cuando estemos haciendo una observación no nos olvidemos de pasarnos la correa del prismático por el cuello (lo que evitará que se nos caiga este delicado instrumento ante alguna sacudida), además convendrá estar en la parte más alta del barco y con el arnés puesto. Y no hay que olvidarse: ¡una mano para el barco y la otra para uno!