OPTIMIST: NAVEGANDO SOBRE RULEMANES

 

Algunas consideraciones sobre el "OPTIMIST"

- Su eslora (largo total) es de 2,34 metros, su manga (ancho) es de 1,13 metros y la superficie de su vela es de 3,60 metros cuadrados.

-En la actualidad, la Clase Internacional Optimist constituye la flota más numerosa del mundo.

- Su origen tuvo lugar en la década del 50 en Estados Unidos, en un lugar llamado Clear Water, donde a partir de la iniciativa de los propios chicos del lugar, fueron creados estos barquitos a partir de cajas de madera en desuso que provenían de una fábrica de jabones - así puede entenderse la particular forma del casco de estas embarcaciones, con su proa plana-, a las que los chicos les pusieron rulemanes y velas, largándose a "navegar" por las calles. Fué tanto el revuelo que se armó en ese hasta ese momento "tranquilo" pueblito, que a petición del intendente los niños fueron invitados a desarrollar sus actividades en el lago del lugar. Y así fue como empezó todo.

- El primer Optimist traido a la Argentina, llegó en 1969 a bordo del Velero "Fortuna" de la Armada Argentina.

- El primer campeonato argentino de Optimist, se corrió en 1971, en él participaron quince embarcaciones.

- Los chicos (de ambos sexos) pueden empezar a navegar en esta clase un poco antes de los siete años y hasta los catorce.

- En nuestro país existe la Asociación Optimist Argentina (A.O.A.), que fomenta la actividad de la flota en la Argentina. El slogan de la A.O.A. es:

"No podemos garantizar fama ni dinero para tu hijo. Pero si te interesa que jugando aprenda a :

Valorarse a sí mismo
Decidir ante cada nueva situación
Luchar contra viento y marea por superarse
Ganar amigos nobles
Aceptar sus logros con serenidad
Te podemos garantizar que lo acompañaremos en el intento, hasta que cumpla quince años.
No pierdas tiempo en acercarlo al agua.
Que no se lo pierda....."

- Los cursos de optimist pueden tomarse en el club náutico más cercano (clubes de Olivos, San Isidro, San Fernando). Para hacer estos cursos no hace falta tener embarcación.

- Un optimist para aprender en buen estado se consigue por menos de U$S 300, mientras que uno para competición puede alcanzar los U$S 600.

- Para los chicos (o adultos ) de más de catorce años la opción es empezar un curso de timonel o de patrón de embarcaciones deportivas a vela y motor, donde los conocimientos prácticos se complementarán con clases teóricas.

- Los chicos que salen de la clase "Optimist", una vez cumplidos los 14 años habitualmente continuan navegando en embarcaciones pequeñas de competencia (clases olímpicas): Laser, Europa, Snipe, Tornado, 29er, 470... Para competir a bordo de una de estas embarcaciones ya no existe el límite de edad. Habitualmente el navegante a medida que pasan los años se va volcando hacia embarcaciones un poco más grandes y menos deportivas (en las que uno se moja menos y no tiene que tener tanto entrenamiento físico)

Esa es una de las grandes ventajas de nuestro deporte: ¡se puede practicar toda la vida!